Kevin Costner: La gente se sorprende cuando nos escucha

 

"Invierto mi dinero para resolver problemas de medio ambiente", dice el actor y cantante | "Me gusta transmitir emociones, ya sea contando una historia o cantando", dice sobre su doble faceta | "No quiero irme de este mundo sin haber intentado todo lo que quería lograr", asegura

Faltan tan sólo horas para que Kevin Costner se suba al avión que lo llevará a la primera escala de la gira europea que está a punto de emprender con su banda, Modern West. El arranque
será en Barcelona, donde el miércoles tocará en el Festival de Pedralbes
una variedad de temas de country rock, muchos de los cuales son de su
autoría. Ya lleva cuatro álbumes con los que ha cosechado un buen número
de admiradores en diferentes ciudades de Estados Unidos donde la música
country es el género más popular. Costner aclara que no es que haya un
músico por un lado y un actor por otro, sino que todo es parte de una
naturaleza que lo ha llevado a incursionar en muchos terrenos. Por eso,
antes de concluir la conversación, pide que la audiencia esté atenta al
estreno de Black and white, la película independiente que ha financiado
de su propio bolsillo y con la que intenta profundizar un debate sobre
el racismo que inició con su debut como director, Bailando con lobos.


¿Qué le aporta cantar que no le da ninguna de las otras cosas que ha hecho a lo largo de su carrera?

Me gusta transmitir emociones, ya sea contando una historia o cantando una canción.


¿Su relación con la música es anterior a la que desarrolló con la actuación?

Sí.
Siendo muy joven tocaba el piano y participaba en coros, pero entonces
no sabía que alguien se podía ganar la vida haciendo esto. Vengo de una
tradición muy conservadora, en la que el hombre se gana el pan con su
sudor. Construí casas, conduje camiones, trabajé en barcos pesqueros.
Aunque sabía que me gustaba hacer todo lo que tuviera que ver con el
arte desde que era chico.



¿Se arrepiente de no haberse dedicado a la música antes?

Es
que hubiese sido muy difícil, porque yo estaba muy involucrado en mis
películas, dirigiendo y produciendo diferentes proyectos y además
criando a una familia. Es cierto que si yo hubiese desarrollado una
carrera musical mucho antes todo el mundo sabría nuestras canciones
cuando toquemos en Barcelona el miércoles, pero uno va eligiendo las
cosas a medida que se presentan.


Sabemos mucho de cómo surgen sus películas, pero no demasiado sobre cómo surgen sus canciones...

Uno
nunca sabe cuando van a llegar, por lo que muchas veces me siento a
escribir y no me salen. Y en otras ocasiones, se me ocurre una canción
de la nada. Tengo una tendencia a escribir música cuando estoy filmando.
Pero también me ha pasado que cuando estoy de gira tocando música me
dedico a escribir guiones. Curiosamente, la banda es más creativa cuando
estoy filmando.


¿Le preocupa que la gente vaya a ver a la estrella de cine y no al cantante?

No.
Lo que importa es lo que se lleven del concierto. Hay gente que vendrá
porque es curiosa y en cambio otra vendrá porque conoce mi música. La
gente se sorprende cuando nos escucha, especialmente si es en vivo.



La
banda se llama Kevin Costner and Modern West. ¿Cuán importante es para
usted dar suficiente espacio a los músicos que le acompañan?


Una
de las razones por la que nos llevamos bien es porque todos escribimos
música. Es muy habitual que el líder toque sus canciones y los demás
estén para acompañarle, pero en mi banda, yo canto las canciones de
todos. Yo no decidí usar el nombre Kevin Costner. Yo dije que nos
teníamos que llamar simplemente Modern West y el resto de la banda dijo
que no, que teníamos que poner Kevin Costner en algún lugar. Insistí en
que no lo hiciéramos y hubo una votación. Como ve, perdí.





Pasa de un rodaje a otro. ¿Cómo hace para encontrar tiempo para su carrera musical?

También
tengo que tener en cuenta a mi familia. Así que todos vamos a ir a
Barcelona, luego iremos a tocar con una orquesta sinfónica a Roma y de
ahí a un festival en Montecarlo para finalizar en Berlín. Luego, a casa.



¿Cómo disfrutamás? ¿Actuando o cantando? 

Lo
disfruto todo. Es verdad. Me encanta dirigir, me gusta actuar, disfruto
mucho de hacer música. También me lo paso muy bien con mis hijos. Hay
muchas cosas en mi vida que disfruto. Por eso me siento muy afortunado
de haber podido hacer tanto. Y de verdad, sólo me dedico a aquellas
cosas que me hacen feliz. Por eso, trabajo en soluciones ambientalistas
con ingenieros e inventores.



Da la sensación de que no para nunca...

Es
un poco así. Yo no hago las cosas para demostrarle nada a nadie.
Simplemente me dejo llevar. El día que la música deje de gustarme no
volveré a subirme a un escenario. Pero la verdad es que mi intención es
no irme de este mundo sin haber intentado todas las cosas que quería
lograr. Muchas veces analizo los problemas del mundo y me doy cuenta de
que puedo resolver algunos de ellos, sobre todo los que tienen que ver
con el medio ambiente y con el agua. Por eso decidí poner mi propio
dinero en proyectos que otros jamás considerarían. Yo nunca pensé en
incrementar mi fortuna de la manera tradicional. Por eso suelo poner el
dinero en ideas que son muy ambiciosas. A veces funcionan y a veces no.
Muchos asesores me han dicho que si no invirtiera en esas cosas, tendría
mucho mas. Pero esa no es la forma en la que me interesa vivir.



¿Cómo hace para ser el padre de siete hijos cuando se ocupa de tantas cosas?

Estoy
con mis hijos mucho más tiempo que muchos hombres que trabajan cinco
días por semana y se van temprano por la mañana para regresar tarde por
la noche. Hoy por la mañana me puse a construir una casa en el árbol
para mis hijos y cuando termine con la entrevista voy a seguir
trabajando en eso. Sus vidas son lo más importante para mí. Cuando les
toca practicar algún deporte, estamos allí con su madre, y cuando
quieren jugar a algo con nosotros, todos nos sentamos a jugar. Pero
ellos también entienden que su padre es un hombre que tiene que trabajar
para mantener a la familia.



¿Es cierto que una gran inspiración para haberse dedicado a esto fue un encuentro fortuito con Richard Burton en un avión?

Si,
eso fue antes de que comenzara mi carrera. Estaba pensando en probar
suerte como actor. Yo me dedicaba a la construcción y a la pesca. Lo vi
en un avión. Yo tenía todos estos sueños y por eso decidí tratar de
hablar con él. Nadie se le podía acercar. Había comprado todos los
asientos a su alrededor para que nadie pudiese hablarle. Quizá no
hubiera debido acercarme a él, pero lo hice. Él fue muy amable conmigo y
hablamos muy brevemente. No te voy a contar qué fue lo que me dijo,
pero sí que lamenté no haber tenido la oportunidad de volver a hablar
con él para poder contarle que me convertí en actor...