Los tesoros perdidos de Johnny Cash -Según Rolling Stone

Un recorte de la Rolling Stone que vale la pena en el cumpleños 81 de la leyenda.Cinco joyas escondidas del box set de 63 discos con rarezas y shows en el exterior del rey del country.

En 1957, despues de una aparición televisiva en Los Angeles, el productor de Columbia Records, Don Law, le preguntó a Johnny Cash, la estrella de Sun Records, si quería firmar con ellos. Cash, que se sentía entrampado por las limitaciones creativas y financieras de Sun, tenía una condición: ¿le permitirían grabar un disco de spirituals? Law le dijo que sí. Un año después, Cash firmaba con Columbia y grababa su primer disco de góspel, Hymns by Johnny Cash.

Fue el comienzo de una sociedad entre artista y sello que hoy en día sería impensable: casi sesenta discos en tres décadas, incluyendo hits de estudio, bandas de sonido, proyectos conceptuales, compilados navideños y las grabaciones históricas de los conciertos en cárceles de Cash. Están todos en Johnny Cash: The Complete Columbia Album Collection, una caja de 63 discos que también tiene álbums en vivo de importación y rarezas que no quedaron en ningún disco. "Estaba muy limitado", dijo Cash en 1982 de su época en Sun, donde ayudó a inventar el rock & roll y el country moderno. "Con un sello importante, podía hacer todo lo que quería y llegar a más gente con mi música. Además, pienso que tenía razón".

Rescindido su contrato con Columbia por una caída de la ventas, Cash alcanzó otra cima de su carrera con los American Recordings de Rick Rubin, antes de morir en 2003. Pero estos discos, de profundo legado, del box set de Columbia conmemoran una época en que Cash era la voz de los Estados Unidos, en su sello más prestigioso.
Por David Fricke

Bitter Tears: Ballads of the American Indian 1964

En medio de la batalla por los derechos civiles, Cash editó esta reflexión sobre otra injusticia. El cantante de origen indígena Peter La Farge compuso la mayoría de los tracks, pero la conmoción y la vergüenza las puso Cash, que cantó con elegante gravedad.

Man in Black 1971

El apodo de Cash surgió del tema que da título a este disco, en el que dice que su vestuario es señal de duelo por la irremediable división de los Estados Unidos. Su vena independiente queda también de manifiesto con la participación del Reverendo Billy Graham.

På Österåker 1973

En 1972, Cash tocó otro show en una cárcel: en Suecia, donde se editó por primera vez este disco. Le falta la novedad de los discos en cárceles de los 60, pero la intimidad y la austeridad de la grabación plasman la áspera magia que tenían los recitales de Johnny Cash, tocara donde tocara.

Gone Girl 1978

Cash estaba en su ocaso comercial cuando grabó este popurrí. Acá interpreta "No Expectations" de los Stones como si fuera un himno de escape, con la velocidad del rockabilly de la época de Sun, y encuentra un nuevo country alternativo en "Song for the Life", de Rodney Crowell.

Johnny 99 1983

El penúltimo disco de estudio de Cash en Columbia es un anticipo de su regreso con Rubin: instrumentación áspera y una aguda mezcla de canciones viejas y modernas, en este caso de George Jones, Guy Clark y Bruce Springsteen. Ya se escuchar la redención que vendría.