Operación rescate: “Dreaming my dreams”, de Waylon Jennings

“Una obra magistral, un momento cumbre de la roots music y, muy posiblemente, el disco más completo que nunca editó Jennings”


Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

www.efeeme.com



En Junio de 1975, Waylon Jennings ponía a la venta el disco que se iba a convertir en su primer número uno (no sería el último) y que lo consagraría definitivamente como una de las grandes estrellas de la música de raíces estadounidense. Y no digo country porque “Dreaming my dreams” no es un “simple” disco de música cowboy, sino mucho más.


Integrado por excelentes revisiones de canciones de Hank Williams, Jack Clement, Roger Miller y Dickey Lee, entre otras, combinadas con una de las mejores canciones de la carrera de Waylon, ‘Are you sure Hank done it this way’, el álbum demuestra que la música country puede ser algo más que festividad y baile, adentrándose en temáticas más complejas y en estructuras menos convencionales. Como complemento, además, se cierra el trabajo con una versión en vivo de la excelente ‘Bob Wills is still the king’, también escrita por Jennings y dedicada al legendario músico de western & swing, que había fallecido apenas un mes antes de la publicación de esas canciones y que parece un preámbulo al “Waylon live”, disco en directo que vería la luz un año después.


“Dreaming my dreams” es una obra magistral, un momento cumbre de la roots music y, muy posiblemente, el disco más completo que nunca editó Jennings. Su influencia fue definitiva para consolidar el llamado movimiento outlaw, tal y como demuestran su reedición en 2001 a cargo de Buddah Records con los extras de las versiones de ‘All around cowboy’ de Len Pollard y de ‘Ride me down easy’ de Billy Joe Shaver, y la grabación del disco íntegro que realizó el imprescindible Chuck Prophet en 2007 bajo el título de “Dreaming Waylon’s dream”. Parte de la historia.