La última de las grandes estrellas (El País de Uruguay)

Tiene 55 años de carrera y no para de trabajar y de hablar de El Gran Lebowski.


Jeff Bridges ha hecho unas 70 películas en una carrera que viene de 1951 y parece tener una anécdota sobre cada una.
"Estaba preparándome para hacer El hombre de las estrellas (1984)", relata Bridges. "Estaba en mi cuarto, en mi casa, grabándome a mí mismo en la escena en la que nace Starman. Por supuesto, estaba desnudo pues estaba naciendo".
"Así pues, ahí estaba con mi cámara de video encendida, desnudo y en posición fetal, cuando mi esposa irrumpe en la habitación," continúa. "Se le salieron los ojos por un momento pero después solo sacudió la cabeza como diciendo: Claro, estoy casada con un actor. Este es un día común y corriente."
Lanza una risa gutural. El hombre de las estrellas llegaría a convertirse en una película clásica, una de una docena de su filmografía. Bridges, de 66 años de edad—hijo del actor Lloyd Bridges y hermano mayor del también actor Beau Bridges—ha tenido una carrera que puede compararse con muy pocas.
"Mi papá me enseñó las bases de la actuación," revela durante una entrevista telefónica. "De niño, lo acompañaba al estudio de su programa Caza submarina (1958-1961). No era tanto el factor sensacional de que mi padre estuviera en la televisión. Lo único que yo quería era verlo hacer una escena real.
La película más reciente de Bridges es el drama de crimen "Hell or High Water," que se estrena en todo Estados Unidos este jueves. Bridges interpreta a un viejo policía tejano que debe lidiar con un robo en su pueblo.
"Siempre me han gustado las películas que muestran nuestro lado oscuro y lo que sucede cuando, como humanos, nos vemos obligados a revelarlo," declara.

Trabajador difícil.

Pero no es fácil hacer que Bridges acepte un papel.
"Hago lo más posible por no trabajar," afirma. "Trato de no hacer nada por varias razones. Una es que sé lo que se necesita para hacerle justicia a un papel. Otra es que no me gusta dejar sola a mi esposa por muchas semanas o meses. se queda sola en la casa y eso no es divertido."
No es que Bridges no haya hecho méritos. Creció en Los Ángeles e hizo su debut en el cine cuando era bebé, en brazos de su madre en Libertad condicional (1951). Lloyd Bridges solía llevar a sus hijos al foro de Sea Hunt y por lo general ahí los ponían a trabajar.
"Nos aparecíamos en un bote," recuerda bridges riendo. "Yo lo disfrutaba mucho y era sensacional estar tan cerca de nuestro padre."
Se daba por hecho que Bridges entraría en el negocio de la familia. Su única inquietud era ser visto como el hijo de Lloyd Bridges.
"Pasé por un periodo en el que era muy incómodo para mí," recuerda. "Cuando somos el hijo de alguien tan famoso, tienden a juzgarnos de una manera extraña. Yo podía pensar que solo me daban un trabajo por ser mi padre quien era.
"Pero eso fue solo muy al principio," agrega Bridges. "Ahora estoy orgulloso de decir que entré en este negocio debido a mi padre. Él amaba el negocio del espectáculo y eso me lo heredó."
Para cuando murió Bridges padre, en 1998, su hijo ya tenía mucho tiempo de haberse forjado su propia identidad, protagonizando películas como La última película" (1971), Tron (1982), Al filo de la sospecha (1985), El hombre de las estrellas, Tucker, el hombre y su sueño (1988), Los fabulosos Baker Boys (1989), Pescador de ilusiones (1991), Sin miedo a la vida (1993), El gran Lebowski (1998) y después, Alma de héroes (2003) y Temple de acero (2010).
Su actuación como un cantante de música country alcohólico en Loco corazón (2009) le valió un Oscar al Mejor Actor, su primera estatuilla después de cinco nominaciones.
"La verdad es que antes del Oscar me sentía reconocido y emocionado por mi carrera," afirma Bridges, "pues había podido narrar muchas historias maravillosas. Y ciertamente soy tan famoso como quisiera ser, aunque después de haber ganado el Oscar me reconocen más en la calle."
Pero haberse llevado a casa el Oscar significó algo más.
"Gané por una película sobre música, cosa que me es muy querida y llevo muy cerca de mi corazón," afirma Bridges, que sale de gira con su banda, Jeff Bridges & the Abiders y que en 2011 lanzó un disco.
"Yo he sido músico desde que era niño," explica. "Hubo un momento en que batallé con la gran duda: ¿música o actuación? Pude haberme ido por cualquier camino.
"A fin de cuentas me decidí por la actuación," continúa Bridges, "pero sabía que podía regresar a la música con películas como The Fabulous Baker Boys y Crazy Heart. La música siempre estuvo floreciendo dentro de mí."
Actualmente, el actor está rodando Kingsman: The Golden Circle con Colin Firth y Julianne Moore. También va a protagonizar Granite Mountainbasada en la vida real de un equipo de élite que combatió un incendio silvestre en Prescott, Arizona, en junio de 2013. Murieron 19 bomberos.

Personaje clásico.

E inevitablemente, Bridges pasa una buena cantidad de tiempo en su propio pasado. Todos los que lo conocen quieren escuchar las anécdotas de sus películas clásicas El gran Lebowski de los hermanos Coen, en la que él interpretó porrero Jeff Lebowski, más conocido como el "Dude".
"La gente siempre quiere escuchar anécdotas del Dude", afirma Bridges riendo. "Me da gusto decirle que el Dude está basado en mí. Sus ropas son las mías. De hecho, la diseñadora de vestuario de la película examinó mi armario. Le gustaron muchas cosas, lo que pienso que es todo un cumplido."
Esto no quiere decir que el "Dude" hable por Bridges, por supuesto.
"Todo el mundo piensa que fue improvisado," dice, "pero cuando se trabaja con los Coen, el libreto es muy preciso."
El gran Lebowski fue básicamente un fracaso en su estreno, pero se ha ido formando una base de seguidores devotos y ha crecido en reputación con el paso de los años.
"Me decepcioné cuando se estrenó, pues no hizo gran cosa," admite Bridges. "Ahora hay festivales Lebowski. Eso simplemente demuestra que nadie sabe cómo van a salir las cosas a fin de cuentas."
Por el lado de su vida personal, Bridges ha estado casado con la misma mujer desde 1977. Con Susan Geston se conocieron en el foro de Rancho Deluxe (1975), que se rodó en un rancho en el que ella trabajaba de camarera.
"Fue amor a primera vista," recuerda Bridges. "Siempre me piden consejos sobre el matrimonio y lo único que les digo es que hay que amar a la otra persona. Amarla de verdad."
Tienen tres hijas, Isabelle, Jessica y Haley. En 2011, Bridges se convirtió en abuelo cuando Isabelle dio a luz a una niña, Grace.
Jeff y Susan Bridges viven en un rancho en Montecito, California, donde él pasa el tiempo tocando música, fumando puros y leyendo libretos. Lo único que lamenta es que su trabajo le dificulta caminar tranquilamente por la calle.
"Como actores, perdemos parte de nuestro anonimato," indica. "Eso es duro, pues para mí un buen día es cuando puedo caminar por ahí, observando a la gente."
Por lo demás, Bridges está feliz con sus decisiones profesionales y orgulloso de su profesión.
"Las películas no son solo entretenimiento," declara. "nos conectan. La música actúa del mismo modo. A mí me importa mucho hacer que todos se reúnan y lograr que el mundo sea más saludable.
"A veces incluso pienso que las películas son un ejemplo perfecto de cómo puede trabajar junto el mundo," concluye Bridges. "Tenemos muchas opiniones diferentes para hacer la película más hermosa que podamos hacer. También tenemos la oportunidad de hacer el mundo más bello que podamos hacer.

Una despedida para el tocayo que se fue

La semana pasada murió el verdadero “Gran Lebowski”, David Huddleston, el actor que interpretaba en la película de los hermanos Coen al Lebowski con el que se confundían al pobre “Dude” que interpretaba Jeff Bridges
“Tuve el placer de trabajar con él dos veces, en Bad Company y en El gran Lebowski”, dijo Bridges en una declaración pubicada por The Hollywood Reporter. “El gran Lebowski está muerto, larga vida al gran Lebowski. David se acercaba a su trabajo con un gozo que hacía que el trabajo fuera divertido. Fue maravilloso jugar contigo, David”.
Huddleston tuvo una larguísima carrera en el cine estadounidense: debutó en 1960 y en su prontuario como actor está Río Lobo, la última película de Howard Hawks auque sus papeles más conocidos son como secundario de series de televisión. El gran Lebowski murió a los 85 años.

CUATRO MOMENTOS

Jeff Bridges anda por las 80 películas filmadas y trabajó en muchos clásicos de grandes directores. Acá una guía.

La última película -1971-

¡Eramos tan jóvenes! Bridges tenía 22 años cuando protagonizó esta maravilla en blanco y negro de Peter Bogdanovich. Le dio su primera nominación al Oscar por su papel como un muchacho que ve como su ciudad se va apagando moral y económicamente.

Tron -1982-

Esta película alguna vez fue considerada lo último de la teconología. Era un hacker que se metía en el mundo virtual de un video juego donde lo mejor es correr por tu vida. Casi 30 años después se rejuveneció por computadora para una secuela

Pescador de Ilusiones -1991-

Notable película de Terry Gilliam en la que Bridges interpreta a un conductor de radio que, por un mal momento, ve como se arruina su vida. Cuando menos lo espera, un vagabundo interpretado por Robin Williams le da la oportunidad de redimirse.

Loco Corazón -2009-

En su carrera, Bridges trabajó con los grandes directores de las últimas décadas. Acá lo hizo con el promisorio Scott Cooper (Out of the Furnace, Pacto criminal) en el papel de un cantante de country que lucha con fantasmas personales. Le dio su único Oscar.