Steve Earle & the Dukes’ ‘Ghosts of West Virginia’ recientemente lanzado.




Steve Earle ha lanzado un álbum cada dos años más o menos, desde el punto que se puso sobrio a mediados de los noventa. Eso inevitablemente condujo a una mezcla de resultados, desde el inspirado tributo a Townes Van Zandt, Townes del 2009,  hasta el menos convincente Terraplane, album blusero del 2015 .
Desde un punto de vista narrativo, el último disco de Earle, Ghosts of West Virginia , es probablemente la colección más centrada y temática de la carrera del compositor. Su inspiración fue la horrible explosión minera de West Virginia en 2010 que mató a 29 mineros. El álbum tomó forma cuando Earle firmó para proporcionar música para una producción teatral llamada Coal Country .

Las canciones de Ghosts se sienten principalmente como un resumen de los sonidos y estilos que Earle ha hecho su marca registrada desde que se alejó del mercado actual del Country y se dirigió hacia el cantante y compositor de Country Blues, como fueron “Devil Put The Coal in the Ground” y “Black Lung”; "Heaven Ain’t Going Nowhere” y “John Henry Was a Steel Drivin’ Man", mientras tanto, "It's About Blood", en donde incluye un interludio en movimiento donde Earle recita los nombres de las 29 víctimas de la explosión minera, está realizada sobre una base blues-punk.


Earle maneja el material con sensibilidad y destreza emocional, alternando entre el luto sincero, la ira justa y el orgullo piadoso. En "Union God and Country", logra tejer la historia del trabajo izquierdista de los Apalaches en una simple narrativa en primera persona de dos minutos y medio.

El principal tema de conversación de Earle para Ghosts of West Virginia es que quería intentar cerrar una brecha política al hacer un álbum que hablara a las personas que votan de manera diferente a la suya. En todo caso, Earle sirve aquí como una guía de viaje confiable, ofreciendo una representación matizada de un tiempo y lugar (minería de los Apalaches del siglo XXI) que probablemente sea un mundo extraño para la mayoría de sus oyentes. Pero incluso si la idea de que este disco trascenderá de alguna manera su base de fanáticos liberales bien cultivada se siente ingenua, como ejercicio creativo, Ghosts es sin duda una recarga para Earle, que encarna las experiencias olvidadas de una tragedia estadounidense con gracia, equilibrio y empatía.

Traducido de Rolling Stone.

Recomendados de El Saloon